Generadores

Generación distribuida: ¿Qué es y cuáles son sus ventajas?

Escrito por Fernando Velasco González Montesinos el agosto, 19 2021

Mantente Informado

    CONTÁCTANOS
    Regresar al Blog
    Fernando Velasco González Montesinos

    Director de Energyview by @Generac México Ingeniero Mecánico Electricista. Con más de 15 años de experiencia en eficiencia energética, cuenta con especialidad en proyectos multisitio, siempre cumpliendo un objetivo de ahorro.

     La generación distribuida es un mecanismo de producción eléctrica descentralizada que se caracteriza por la cercanía entre los equipos generadores y los consumidores.

    Pero, en definitiva, ¿cuáles son las particularidades de esta modalidad? Si buscas conocer más sobre este tema, en las próximas líneas encontrarás información relevante acerca de la generación distribuida y sus 5 ventajas más importantes.

    ¿Qué es la generación distribuida?

    En este tipo de sistema, la provisión eléctrica es el resultado de la instalación de varios generadores pequeños en la región donde se encuentran los centros de consumo o en el mismo lugar en el que se utiliza la energía.

    La producción descentralizada puede emplear diferentes fuentes de recursos como energía eólica, solar, de biomasa, pequeñas centrales hidroeléctricas y equipos de generación a gas natural, entre otros.

    En efecto, un buen ejemplo de generación distribuida son los sistemas fotovoltaicos instalados en los techos de empresas y hogares, una vez que corresponden a micro o pequeñas fuentes generadoras de energía para autoconsumo. 

    Por lo tanto, la provisión de energía descentralizada es una modalidad opuesta al suministro energético tradicional, en el que una gran central productora genera energía y la distribuye hacia diferentes lugares por medio de una red transmisora.

    Panorama de la generación distribuida en México

    Los últimos datos presentados por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) acerca del sistema distribuido indican que el territorio mexicano presenta una capacidad instalada de 975 MW divididos entre casi 130 mil contratos. 

    De hecho, los estados a la vanguardia de la producción descentralizada son Jalisco, Estado de México y Nuevo León. Por otro lado, los estados con menos cantidad de unidades productivas descentralizadas son Chiapas, Tlaxcala y Zacatecas.

    En cuanto a las características de esta modalidad de generación energética, señala que las centrales deben de tener capacidad productiva inferior a 0.5 MW y, por lo general, utilizan como fuente a los recursos renovables.

    Y sobre los tipos de recursos, la tecnología solar fotovoltaica domina el mercado de generación distribuida abarcando, aproximadamente, 99 % de los contratos. 

    En lo que se refiere al futuro de esta generación, México se encuentra en el “cinturón solar”, posición en la que la radiación diaria es superior a los 5KWh por m2/día. Por este motivo, podemos decir que el país presenta un gran potencial productivo por lo que la implementación de este tipo de sistema tiende a aumentar considerablemente en todo el territorio mexicano.

    5 ventajas de la generación distribuida

    Ante las perspectivas económicas, sociales y culturales, la generación eléctrica distribuida aporta numerosas ventajas, como lo son:

    1. Reducción de las pérdidas en la red eléctrica

    Con la descentralización del suministro eléctrico, la energía puede producirse en el local donde se utiliza o, en su defecto, en lugares cercanos a los centros de consumo. 

    De esta manera, se mitiga la necesidad de enviar la energía hacia regiones lejanas, lo que posibilita reducir los costos con materiales y mano de obra requeridos por la construcción de la red transmisora. 

    Asimismo, se disminuyen las pérdidas ocasionadas por la sobrecarga en las líneas de transmisión ocasionada por el efecto joule, aportando así, más eficiencia al sistema eléctrico.

    2. Disminución de las inversiones

    Como la generación distribuida estimula tanto a las personas como a las empresas a producir su energía utilizando capital propio o financiado, las grandes centrales de suministro eléctrico logran reducir sus inversiones en términos de desarrollo de redes de transmisión, incluyendo los montos necesarios para la conexión regional y para la distribución de la energía centralizada. 

    3. Expansión de la matriz energética

    Este tipo de generación eléctrica posibilita una rápida expansión de la oferta de electricidad, lo que genera la reducción del costo y el aumento de la disponibilidad de energía eléctrica en el país, por lo que se hace necesario hablar de autonomía energética.

    De hecho, al invertir en la construcción de los compactos sistemas de generación de energía, tanto las organizaciones como los entes públicos ganan autonomía en términos de generación y distribución de energía eléctrica. 

    Con la adopción de este sistema de energía distribuida, ya no se depende exclusivamente de las grandes centrales productoras, de esta manera los comercios, hospitales, hogares y otras instalaciones ubicadas en las zonas alejadas de dichas unidades proveedoras pueden asegurar su disponibilidad energética.

    4. Reducción del impacto ambiental

    Además de garantizar la provisión energética a las regiones alejadas del centro productor convencional, los sistemas de energía distribuida contribuyen a la preservación del medio ambiente. 

    Asimismo, se disminuyen las pérdidas ocasionadas por la sobrecarga en las líneas de transmisión aportando así, más eficiencia al sistema eléctrico.

    Otro punto positivo relacionado con la producción descentralizada es el aprovechamiento de los recursos renovables locales, una vez que los productores trabajan con fuentes de menor capacidad como es el caso de la energía solar y eólica.

    Resumiendo, estos sistemas no afectan el medio ambiente como lo hacen otras alternativas, una vez que este tipo de provisión energética incentiva el uso de fuentes alternativas y limpias ocasionando así, una producción eléctrica más sostenible y ambientalmente positiva.

    5. Generación de empleos

    En virtud del incentivo a la instalación de pequeños y numerosos generadores de energía eléctrica, la generación distribuida permite inversiones, genera empleos locales y mueve diferentes sectores de la economía desde la fabricación hasta la instalación de los sistemas. 

    Reconocida como una tendencia mundial, este tipo de generación de energía conlleva a un sistema energético más eficiente, sostenible y económico beneficiando igualmente tanto a las distribuidas como a los consumidores.

    En definitiva, la generación distribuida camina de la mano con el desarrollo sostenible y con la eficiencia energética. Por ende, podemos decir que tiene un gran potencial de desarrollo tanto a corto como a mediano plazo, en especial, en virtud del objetivo mexicano inherente a la disminución de las emisiones contaminantes en el territorio nacional.

    Si te ha parecido útil nuestro contenido y estás interesado en profundizar tus conocimientos en el ámbito de la generación de energía, ¡te invitamos a que leas los otros artículos del blog de Generac!

    Comentarios: