Respaldo de energía

7 tips para llevar a cabo una buena optimización de recursos energéticos

Escrito por Miguel Ángel Juárez Castro el febrero, 18 2021

Mantente Informado

    CONTÁCTANOS
    Regresar al Blog
    Miguel Ángel Juárez Castro

    Ingeniero de Proyecto @Generac México

    Desde hace varios años, la consciencia energética ha tomado un lugar más y más amplio en la mente de las personas y empresas, de manera que la optimización de recursos energéticos se hace cada vez más presente.

    No es de sorprender, la negligencia en este tema como humanidad nos ha puesto en un lugar complicado, pero ciertamente existe solución en cuanto al cuidado de nuestro hogar, La Tierra.

    Por suerte para todos, hemos avanzado un largo trecho en cuanto a la resolución de este problema que no solo hace bien al planeta, ¡sino que puede ser una decisión financiera increíble!

    Continúa leyendo y descubre consejos para optimizar los recursos energéticos, ayudando así tanto a tu empresa como al planeta.

    1. Modifica tu comportamiento diario

    Seguramente escuchas frecuentemente comentarios como "apaga la luz si no estás en el cuarto" o algo parecido. Quizá suene muy sencillo y cliché, ¡pero es ampliamente efectivo!

    Acostumbrarse a evitar utilizar energía cuando no la necesites es la manera más fácil, económica e inmediata para una buena optimización de recursos energéticos.

    Pero esto no se detiene con apagar las luces; también puedes poner en modo suspensión cualquier ordenador inactivo, calentar la comida utilizando una estufa, lavar tus platos a mano, y tender la ropa mojada en vez de utilizar una secadora.

    Estos comportamientos pueden parecer mínimos, pero te sorprenderás del dinero que puedes ahorrar, ¡y del bien que le haces al mundo!

    2. Cambia tus focos

    Otra forma sencilla, rápida y barata de optimizar los recursos energéticos es sustituir los focos tradicionales con bombillos ahorradores.

    Estos artículos son cada vez más comunes y fáciles de conseguir, y su precio es muy competitivo comparado con sus contrapartes más antiguas.

    El ejemplo por excelencia son los focos LED, los cuales tienen una duración mucho más larga que los incandescentes, ya que estos consumen hasta 90 % menos energía, ¡y cuestan casi lo mismo que las regulares!

    Además, son una fuente de luz más blanca y natural, pues los focos incandescentes dan una luz amarillenta que pueden deslucir cualquier espacio.

    Entonces, no hay razón para no cambiarte a los focos LED, que en realidad no tienen ninguna desventaja y sí todas las bondades.

    3. Conecta tus aparatos a un regulador

    Es fácil olvidar que los aparatos conectados a la corriente gastan energía aún cuando están inactivos. Es por eso que una de las mejores formas de optimización de recursos energéticos es utilizar un regulador.

    Principalmente porque desconectar 20 aparatos distintos todos los días puede consumir mucho tiempo y ser muy engorroso, así que el conectarlos a un regulador es una excelente alternativa, ya que puedes conectar varios y cortar la corriente eléctrica de todos con un simple interruptor.

    Además, los reguladores compensan los cambios abruptos de voltaje que suceden naturalmente al conectarlos a la energía eléctrica, lo cual los puede dañar. ¡Esto quiere decir que tendrán una vida útil más larga!

    Este consejo es particularmente útil cuando hablamos de una empresa que puede tener cientos de aparatos conectados en todo momento. El ahorro que este pequeño cambio puede representar para un negocio es inestimable.

    4. Adquiere electrodomésticos eficientes

    Se estima que los electrodomésticos son responsables del 13 % del consumo de recursos energéticos de un hogar, por lo que comprar unos eficientes es una necesidad cuando se habla de la optimización de recursos energéticos.

    Estos aparatos ahorradores muchas veces son ligeramente más costosos que un electrodoméstico normal, pero el ahorro que representan a mediano plazo en cuestión de recursos energéticos es muy agradable al bolsillo y al planeta.

    Un electrodoméstico ahorrador puede llegar a consumir hasta un 25 % menos de recursos energéticos, por lo que la diferencia inicial de precio se compensa muy rápidamente y al final son una decisión financiera inteligente, sea para la casa o para tu negocio.

    5. Aprovecha al máximo la luz natural

    Limitar al mínimo el uso de luz artificial es algo que todos podemos hacer en diferente medida, de manera que la mayoría del tiempo posible aprovechemos la luz del sol para realizar nuestras actividades diarias.

    Es por ello que una planeación correcta de una oficina y un hogar son esenciales para optimizar los recursos energéticos.

    Si estás rediseñando tu oficina, procura siempre que las áreas de trabajo se encuentren junto a una o varias ventanas, evita colocar muebles que pudieran impedir la entrada de la luz del sol, y favorece que su longitud sea corta, de forma que se pueda distribuir de mejor manera por el lugar.

    Además de ahorrar dinero y salvar al planeta, la luz natural es menos agresiva en los ojos de las personas, por lo que también estarías cuidando la salud de tus empleados, ¡y siempre es saludable tomar un poco de luz solar!

    6. Instala lámparas inteligentes

    Utilizar la luz natural es bueno, pero siempre tendrá que ser complementado con luz artificial para hacer una buena optimización de recursos energéticos.

    Hoy en día es cada vez más común que las empresas utilicen lámparas inteligentes que se adaptan al espectro de luz natural que viene desde afuera, y con base en la cantidad de luz natural presente.

    Esto lo logran gracias a que regularmente son lámparas LED, las cuales, son muy controlables en cuestión del tipo de luz que emiten, es decir, pueden emitir casi cualquier tipo de color de luz, pero también son fáciles de variar en intensidad y cantidad. Además, como mencionamos anteriormente, ¡ahorran hasta el 90 % de los recursos energéticos de una tradicional!

    7. Ten un respaldo de energía

    Los apagones son inevitables por una cantidad interminable de circunstancias y, aunque cada vez menos frecuentes, siempre son una posibilidad.

    Si tú tienes una empresa, un apagón podría significar el paro total en tus operaciones, terminando en pérdidas monetarias innecesarias y fácilmente evitables al instalar Grupos Electrógenos.

    ¿Qué son los Grupos Electrógenos?

    Son dispositivos que están conectados directamente al suministro eléctrico de una instalación, que se utilizan como respaldo de energía en caso de un apagón. Es decir, si el suministro eléctrico se suspende, los Grupos Electrógenos entran en acción para generar energía de reserva, de manera que tu operación pueda continuar en caso de que se vaya la luz.

    Imagina que tienes tu propia planta de energía en miniatura suficiente para potenciar todos tus aparatos el tiempo suficiente para seguir operando hasta que el suministro de energía eléctrica se restablezca. ¡Nunca tendrás problemas por un fallo de suministro eléctrico si los combinas con unidades UPS!

    ¿Qué opinas?

    ¿Nos faltó algún consejo que quisieras agregar? ¿Quisieras más información sobre qué es un Grupo Electrógeno? No dudes en dejarnos un comentario en la casilla de abajo con cualquier duda o recomendación.

    Comentarios: