industrial

5 buenas prácticas de gestión empresarial en proyectos industriales

Escrito por Norma Almanza el mayo, 18 2021

Mantente Informado

    CONTÁCTANOS
    Regresar al Blog
    Norma Almanza

    Directora Comercial Sr. en Generac México. Cuenta con 29 años de experiencia como Ing. Mecánica-Eléctrica por la UNAM, de los cuales 23 han sido en posiciones de liderazgo. Obtuvo 2 diplomados en Liderazgo por el ITAM y por la Universidad Anáhuac.

    A raíz de la aparición de la tecnología en los procesos industriales; estos se mantienen en constante evolución, así como todos los procesos y su adaptación a las nuevas tendencias.

    Por este motivo, la gestión empresarial en proyectos industriales debe estar bien estructurada para que logre acoplarse a los cambios en el corto y largo plazo de los mercados.

    Si quieres aprender más sobre el tema, en el cuerpo de este post encontrarás 5 buenas prácticas que mejorarán la operación industrial.

    ¡Buena lectura!

    1. Prevención de riesgos

    Todo inicia con una comedida y competente administración de los riesgos de salud y economía tanto de sus trabajadores como de la operación en la industria.

    Alcanzando una serie de beneficios en cuanto a de rentabilidad y productividad debido a que se disminuyen los gastos laborales e indemnizaciones y evita la paralización de operaciones. A su vez, es ventajoso porque:

    • mejora la imagen interna elevando la motivación y el bienestar de los empleados;
    • mejora la imagen de marca de cara al cliente, proveedores, grupos de interés y la sociedad.

    Para optimizar la prevención de riesgos, primeramente, debemos cuidar del buen funcionamiento de la maquinaria y que se mantenga un óptimo flujo de trabajo en todos los departamentos.

    Es acá donde la seguridad industrial es fundamental.

    Seguridad industrial

    Es un conjunto de normativas, disposiciones y procedimientos de obligatoria observancia y cumplimiento con el objeto de prevenir riesgos y limitación de accidentes.

    En México, también se encarga de la protección ante siniestros que puedan causar pérdidas o daños a bienes, trabajadores o incluso, al medio ambiente.

    Existen dos acciones relevantes que tomaremos en cuenta.

    I. Equipos de Protección Individual (EPIs)

    Son esenciales para prevenir accidentes y/o para la eliminación o reducción significativa de la posible aparición de futuras enfermedades. Entre los EPIs más utilizados están:

    • caretas de protección;
    • chalecos, arneses, cinturones;
    • coderas, guantes, rodilleras, tobilleras, pantalones y/o ropa de trabajo especiales

    II. Generador de energía eléctrica industrial

    Para mantener y proteger la operación, así como mantener en óptimas condiciones los bienes, no solo debemos capacitar al personal para que los sepa utilizar, también hay que mantener una fuente de energía constante para mantener la continuidad.

    Por lo tanto, adquirir un generador de energía eléctrica de tipo industrial, ya sea a diésel o a gas, representa una garantía para que las operaciones no se vean afectadas ante la falta y/o una falla del suministro eléctrico. Con esto prevendrás grandes pérdidas económicas por paros no programados que afectan la producción, posibles daños a trabajadores y maquinaria.

    2. Desarrollo organizacional

    ¿Quieres que tu gestión empresarial sea eficaz? De ser así, debes focalizar tus esfuerzos y prioridades para identificar las necesidades de los clientes en el entorno actual y tener una proyección a futuro.

    El desarrollo organizacional se posiciona como una estrategia efectiva debido a que se basa en un enfoque sistemático que busca una colaboración entre individuos y grupos con el objeto de promover el trabajo en equipo, la integración de todos los involucrados y mejorar el ambiente laboral.

    Busca centrarse en una cultura organizacional que se adapta a la naturaleza de los hechos. Pero, ¿cómo puede ayudar a nuestro proyecto industrial? es a través de:

    • pensamiento colectivo —trabajo en equipo—;
    • promover la autogestión y mejorar los resultados a nivel individual;
    • mejorar el flujo de información entre todos los departamentos;
    • fomentar un buen clima laboral y establecer un clima de confianza.

    Detectar inconvenientes y redirigir acciones es la esencia de la cultura organizacional, por lo tanto, debemos involucrarla para que nuestra gestión empresarial cumpla sus objetivos en el corto y largo plazo.

    3. Reducción de costos y aumento de productividad

    La gestión empresarial considera un análisis económico que representa lo más importante antes de comenzar a planificar, desarrollar la estrategia y ejecutar el proyecto.

    Reducir costos no representa cancelar, detener o remover, todo lo contrario, disminuir gastos es una técnica que busca aumentar la productividad gastando menos o incluso, invirtiendo para obtener un retorno de la inversión rápido con una estrategia financiera que contribuya a la mejora de la rentabilidad.

    Técnicas imprescindibles para reducir costos y aumentar la productividad

    Las 4 estrategias claves para reducir costos y a la vez aumentar la productividad son:

    • Mejorar la supervisión y mejorar el proceso de producción.
    • Capacitación periódica del personal.
    • Emplear procesos tecnológicos automatizados para agilizar la producción, respuestas al cliente y el manejo de datos.
    • Disminuir el catálogo de productos innecesarios.

    La reducción de costos es una de las buenas prácticas de la gestión empresarial más delicadas, después de todo, hay que hacer un análisis exhaustivo para verificar dónde está la falla y las consecuencias de atacarla.

    4. Uso eficiente de recursos sostenibles

    ¿Quieres estar un paso adelante de tu competencia? De ser así, planifica proyectos industriales en mayor medida con base en productos sostenibles.

    Cuidar el medioambiente es una preocupación latente; los mercados y los gobiernos se van acercando cada vez más hacia esta tendencia para evitar la decadencia de los ecosistemas y preservar la vida de las especies.

    En los próximos años las políticas gubernamentales estarán dirigidas a instaurar paulatinamente un sistema industrial que minimice el impacto ambiental, por ende, si prevemos esta situación, nos saltaremos el paso de reestructuración y la empresa se mantendrá siempre operativa y funcional.

    Entre los beneficios del uso eficiente de recursos sostenibles en la gestión empresarial encontramos:

    • los procesos productivos sostenibles ayudan a depender en menor cuantía de materias primas y la variación de los precios de la energía y los carburantes —esto supone grandes ahorros—;
    • este tipo de productos le da un valor añadido a la empresa; los clientes y consumidores prefieren cada vez más a las empresas comprometidas con el planeta.
    • el uso eficiente de los recursos contribuye a su conservación, bajar los niveles de contaminación del agua y disminuir las emisiones de CO2.

    ¡Adelántate a lo inevitable!

    5. Almacenamiento, manejo y transporte de materiales

    Mejorar la logística de un almacén es un factor clave para mejorar la operación de las industrias, puesto que, supone ahorro en tiempo, aumento de productividad y eficiencia.

    Con la llegada del ecommerce —comercio electrónico— se han multiplicado las necesidades de los clientes, lo que requiere de una gestión en la cadena de suministros impecable.

    Entre las buenas prácticas de almacenamiento encontramos:

    • control de calidad al recibir las mercancías;
    • almacenamiento y manejo de materias primas y productos adecuados a sus requerimientos particulares —temperatura, fragilidad, espacio—;
    • cuidadoso manejo de sustancias peligrosas;
    • aplicación del principio First-in-Fisrt-out, "lo primero que entra, primero sale".

    Y, por último, el ambiente debe estar limpio y con una idónea disposición de los materiales.

    Ya estás listo para aplicar estas buenas prácticas en tu gestión empresarial. Déjanos tus dudas en los comentarios y te daremos una mano. ¡Te esperamos!

    Comentarios: