Crecimiento empresarial: ¿cómo mantenerlo en movimiento?

Escrito por Generac México el marzo, 30 2021

Mantente Informado

    CONTÁCTANOS
    Regresar al Blog
    Generac México

    Somos una compañía global innovadora, líder en la industria, que diseña, fábrica y distribuye productos, servicios y soluciones eléctricas altamente confiables y accesibles.

    Seguramente has escuchado la frase "el cambio es la única constante de la vida". Es una frase tan común como cierta, pues en la vida es imposible tener crecimiento empresarial o personal sin adaptarse a las condiciones siempre cambiantes del ambiente.

    En otras palabras, mantenerse en movimiento es una necesidad no solo de supervivencia, sino de avance. Es como andar en bicicleta: la única forma de no caer, es seguir avanzando.

    Pero, tal como sucede con las bicicletas, hay formas moverse que son eficientes, y otras no tan convenientes, por lo que para tener éxito es necesario tener la información adecuada. Por eso, te traemos este contenido, para que conozcas las estrategias correctas que te ayudarán a seguir creciendo. ¡Buena lectura!

    ¿Qué es el crecimiento empresarial?

    Antes de extenderte nuestros consejos, definamos el significado de crecimiento empresarial. Este se refiere a la expansión de un negocio a través distintas dimensiones que son medibles y que mantienen el barco a flote y lo propulsan como aire sobre las velas.

    Sea que hablemos de incremento de ventas, margen de ganancias, valor de la empresa o adquisición de clientes nuevos; el crecimiento empresarial hace referencia a la mejora de una o varias dimensiones que resulten benéficas para la compañía.

    Como puedes ver, es fácil definir el crecimiento empresarial, pero ponerlo en práctica es algo no tan sencillo. Después de todo, si lo fuera, todos los negocios sobrevivirían las pruebas del tiempo.

    ¡Pero no te preocupes! El día de hoy te queremos compartir algunas estrategias de crecimiento empresarial que te servirán de brújula en este colosal mar que llamamos mundo de los negocios. ¡Vamos allá!

    4 estrategias claves para el crecimiento empresarial

    1. Define tus prioridades

    Con tantos aspectos que se pueden mejorar de un negocio, es fácil perderse y más si se trata de arreglar todo al mismo tiempo, ya que esto termina siendo contraproducente, y puede que no hagas progreso en ninguna dimensión.

    Es por ello que para un crecimiento empresarial eficiente, debes definir las prioridades a mejorar y tratar de no enfocarte demasiado en crecer a todos lados sin control.

    Por ejemplo, para una empresa podría ser preferible hacer todo para adquirir la mayor cantidad de clientes posibles en un comienzo, aunque inicialmente haya pérdidas monetarias, pero quizás para otra sería más conveniente adquirir clientes de manera más lenta, de forma que se cubran los gastos propios de la operación.

    Todo depende de la situación particular de cada empresa. Algunas preguntas que puedes discutir con tu equipo para definir tus prioridades son:

    • ¿Cuánto financiamiento tengo disponible?
    • ¿Es posible decrementar precios para atraer más clientes?
    • ¿Podemos recortar gastos sin comprometer la calidad?
    • ¿Qué podemos hacer para incrementar el ticket de compra promedio?

    Una vez que hayas definido tus prioridades, deberás enfocarte en estas y evitar distracciones, lo que me lleva al siguiente punto:

    2. Crea un plan de crecimiento empresarial

    Actuar sin un plan es como navegar sin un mapa: puede que por un golpe de suerte llegues a donde querías, pero la verdad es que es altamente improbable que ese sea el caso.

    Pongamos un ejemplo y supongamos que tus prioridades definidas son incrementar el margen de ganancias sin que se traduzca en un incremento de precios para los clientes. La única forma de lograr algo así es reducir los costos operativos del producto, por lo que quizás tu plan de crecimiento empresarial luzca algo así:

    • Auditar el proceso de creación del producto: encontrar áreas donde el material puede ser utilizado de mejor forma, reduciendo desperdicios.
    • Capacitación de personal: una vez encontradas las áreas de oportunidad, capacitar a los empleados para un mejor manejo del material.
    • Supervisión del proceso: con el personal capacitado en las mejores prácticas, realizar una supervisión activa para reforzar lo aprendido.
    • Registrar resultados: Llevar un registro cuidadoso de la reducción de desperdicio y aumento de margen.

    Esto es tan solo un ejemplo muy simplificado de un plan de crecimiento empresarial con motivos de explicación, por lo que es necesario que analices tu compañía y lo crees de acuerdo a sus matices.

    3. Mide todo

    No puedes mejorar lo que no se mide. Debes establecer métricas específicas para poder evaluar el éxito del plan y, como mencionamos anteriormente, llevar un registro cauteloso.

    En nuestro ejemplo, quizás una buena métrica sería contabilizar el número de piezas creadas dados los mismos materiales, antes, durante y después de la aplicación del plan de crecimiento empresarial.

    ¿Con la misma cantidad de material se producen ahora 100 piezas en lugar de 80? ¡Bien hecho! Ahora sabemos que el plan está funcionando, gracias a que se han realizado las mediciones adecuadas. De otra forma no podrías saber si en realidad está funcionando lo que estás haciendo.

    Recuerda que solo se debe medir lo relevante al plan de crecimiento empresarial. Es decir, en este ejemplo no serviría de nada llevar una bitácora detallada de la cantidad de café que consumen los empleados. ¡No es relevante al objetivo!

    4. Sé resiliente

    Sería una mentira decir que tener un plan de crecimiento empresarial es todo lo que necesitas para tener éxito en tu empresa. Después de todo, Roma no se construyó en un día, y ciertamente no se construyó sin muchos errores en el camino.

    Ten en cuenta que lo que hace la diferencia entre un crecimiento empresarial exitoso y uno fallido, es la tolerancia a la crisis y al fracaso.

    Planear para el mejor escenario, pero saber que las cosas pueden salirse de tu control o sencillamente no ir tan bien como esperabas, es clave para afrontar cualquier crisis, sea en el mundo de los negocios o en materia personal.

    Y es teniendo consciencia de que los tiempos pueden ponerse difíciles y estar listo para ello lo que da espacio a la adaptabilidad necesaria para salir victorioso.

    Recuerda que tu plan de crecimiento empresarial es tan solo una brújula que te indica el camino, pero tu flexibilidad a la adversidad es lo que te mantendrá a flote al final.

    ¡Recuerda que siempre puedes ajustar tu plan sobre la marcha si los resultados no son los deseados!

    El crecimiento empresarial es un tema de estudio en sí solo, y uno muy basto, por lo que este artículo tan solo toca las bases.

    ¿Estás listo para aplicar los consejos que encontraste en este contenido? ¿Agregarías otras estrategias a la lista? ¡Déjanos tus comentarios!

    Comentarios: