Todo lo que debes saber sobre el ahorro de energía en las industrias

Escrito por Fernando Velasco González Montesinos el julio, 22 2021

Mantente Informado

    CONTÁCTANOS
    Regresar al Blog
    Fernando Velasco González Montesinos

    Director de Energyview by @Generac México Ingeniero Mecánico Electricista. Con más de 15 años de experiencia en eficiencia energética, cuenta con especialidad en proyectos multisitio, siempre cumpliendo un objetivo de ahorro.

     El origen, administración y control de los recursos energéticos para la producción industrial, así como para el desenvolvimiento de empresas y organizaciones de todos los giros, puede ser determinante para la participación en los mercados.

    La energía no solamente es uno de los insumos imprescindibles para el funcionamiento de una industria, sino que su peso puede ser determinante en la capacidad competitiva de una empresa. Así, una óptima gestión energética puede hacer la diferencia entre un proyecto sin factibilidad y uno exitoso.

    A continuación, este artículo aborda el tema del ahorro de energía: su importancia, beneficios y las prácticas que lo favorecen.

    Importancia del ahorro energético

    El ahorro de energía puede enfocarse desde distintos ángulos. Uno de ellos es el referido meramente a la responsabilidad de una empresa en cuanto a sus emisiones o huella de carbono, la cual se refiere a la cantidad de gases de efecto invernadero que producen sus operaciones.

    Estas consideraciones pueden ser importantes en algunos mercados con consumidores que valoran el desempeño ambiental de las empresas. De alguna manera, esta responsabilidad empresarial ambiental se traduce en preferencia de un segmento de los consumidores.

    El ahorro de energía tiene mucho que ver con la eficiencia que todo negocio debe de buscar para entrar y permanecer en un mercado tan competitivo como el actual.

    Esto es particularmente importante en aquellos sectores donde los costos asociados a la energía representan una proporción alta de los costos totales del negocio.

    Es en estos casos que el ahorro de energía puede ayudar a lograr mayor rentabilidad, aumentar el margen de ganancias, o bien trasladar el ahorro al consumidor abriendo la oportunidad de salir a los mercados con precios competitivos.

    Prácticas que favorecen el ahorro de energía

    Entre las distintas maneras de reducir el costo de la energía, las más importantes están relacionadas con la búsqueda de la eficiencia energética. Esto se refiere a mejorar el uso y aprovechamiento de las fuentes de energía logrando los propósitos productivos con el menor consumo posible.

    La eficiencia energética tiene mucho que ver con la manera de operar de las industrias y el estado de mantenimiento de los equipos: mejor funcionamiento será igual a menor consumo.

    Como primer punto las industrias deben apuntar a volverse esbeltas en cuanto al uso de la energía de los activos que ya tengan, lo que puede lograrse a través de estrategias de control, monitoreo y energy management (gestión energética) que permitan reducir los costos asociados a la energía a través del mantenimiento y la óptima operación de los equipos.

    Una vez que una empresa logra optimizar la eficiencia energética en su operatividad, puede iniciarse una segunda fase dirigida a la sustitución de algunos equipos que puedan ser muy viejos y tiendan a ser grandes consumidores de energía. 

    Es de gran utilidad informarse sobre alternativas de equipamiento que sean más eficientes energéticamente.

    Como tercera fase para orientar la estrategia de ahorro, puede pensarse en buscar fuentes de energías alternativas renovables, la generación propia en el sitio, esquemas de generación distribuida, instalación de generadores a gas natural o generación en continuo.

    Las decisiones óptimas dependerán de cada industria y las necesidades específicas de las empresas.

    Industrias que se benefician del ahorro energético

    Mientras más alta sea la incidencia del costo de la energía en la operación de una industria o empresa, el impacto del ahorro energético será mayor.

    Empresas como fábricas metalúrgicas, industrias alimenticias que dependen en alto grado de la refrigeración, tiendas de retail con cargas importantes de aire acondicionado, entre otras, pueden considerarse grandes consumidoras de energía y podrían hallar grandes beneficios en optimizar su aprovechamiento.

    Se pueden incluir en este punto a aquellas organizaciones que, aunque no tengan un objetivo de lucro (por ejemplo hospitales y centros educativos o deportivos), pudieran redireccionar los recursos del ahorro de energía a la atención de aspectos claves de sus funciones.

    En fin, prácticamente cualquier tipo de empresa, bien sea industrial, comercial o de servicios, tiene cierta oportunidad de mejorar su eficiencia en el uso de la energía, reducir sus consumos y obtener beneficios económicos de ello.

    El ahorro de energía en términos de dinero

    No hay energía más barata que aquella que no se consume. Es decir, mientras menores sean los costos energéticos, mayores serán los beneficios monetarios.

    Qué tanto se puede ahorrar depende mucho del giro y la oportunidad asociada en cada caso. Sin embargo, de modo general se puede estimar que un plan de ahorro de energía puede reducir costos de una empresa entre un 5 y un 20 %.

    Al respecto, es importante retomar el hecho de que mientras más participación tenga el costo energético en las operaciones de una industria o empresa, más se beneficiará del ahorro de energía.

    Sin embargo, más significativo que referirse a los porcentajes de ahorro, es hablar acerca de los tiempos de retorno de inversión (ROI), que cada vez se aceleran más.

    Por ejemplo, hace una década se podía tardar cinco, seis e incluso diez años en recuperar la inversión realizada por una empresa en función de reducir el consumo energético.

    Sin embargo, ahora los retornos de inversión pudieran estimarse en treinta, veinticuatro e inclusive doce meses, y en algunos casos hasta por debajo del año. En la actualidad hay tasas internas de retorno interesantes, en algunos casos por arriba del 20 %.

    Esta realidad económica hace que sea más factible que las empresas inviertan en reducir el gasto en energía, pues tal inversión estará dando sus frutos en el mediano plazo.

    Una vez que hemos tocado puntos cruciales en el tema del ahorro de energía y su importancia en las industrias, habrás visto que este tema se presta a novedades y actualizaciones que pueden ser de gran utilidad en la administración de todo tipo de empresas.

    Si quieres mantenerte informado sobre temas relativos al devenir industrial en general, y con la producción y consumo de energía en particular, te invitamos a visitar nuestro blog.

    Comentarios: